“Vivan los novios”

Tras “La boutique”, Berlanga reincide en su interés por mostrar la faceta devoradora de la mujer y rueda en Sitges su primera experiencia en color, “Vivan los novios”. Problemas de producción le obligan a filmar una historia distinta de la concebida inicialmente junto a Azcona. La película compite en Cannes, una vez que “El jardín de las delicias”, de Carlos Saura, ha sido prohibida.

Luis García Berlanga prepara la escena del arpón en la playa de Sitges. Colección García Berlanga.
Luis García Berlanga prepara la escena del arpón en la playa de Sitges. Colección García Berlanga.