Bienvenido, Mister Marshall

 

Don Pablo, el alcalde de un pueblecito castellano llamado Villar del Río, recibe la visita del Delegado General, quien le anuncia la inmediata llegada de una delegación del gobierno de los Estados Unidos como parte de un Plan de Recuperación Europea. Tanto las fuerzas vivas de la localidad como sus habitantes más humildes reciben la noticia como todo un acontecimiento que vendrá a cubrir sus necesidades más perentorias y satisfacer sus sueños más codiciados. Pese a las reticencias y desconfianza de algunos, las autoridades deciden organizar a los americanos una calurosa acogida con la ayuda de Manolo, representante artístico de una cantante folclórica, Carmen Vargas, que se encuentra en el pueblo de gira. El plan consiste en cambiar la fisionomía del austero municipio castellano, convirtiéndolo en un típico pueblo andaluz, colorido y alegre.

Los habitantes de Villar del Río recrean mientras duermen sus temores y deseos ante la llegada de los americanos. Incluso se llega a elaborar una lista de peticiones donde cada uno solicita aquello que más necesite o quisiera tener, resultando las demandas de lo más dispares, desde una vaca hasta una máquina de coser o unos prismáticos. Cuando llega el gran día y todo está listo para el recibimiento a los americanos, la comitiva atraviesa el poblado en grandes vehículos, sin detenerse siquiera. Decepcionados, los habitantes de Villar del Río se despojan de sus falsas indumentarias y recuperan su rutina habitual, cooperando solidariamente con algunos de sus bienes para pagar la mascarada andaluza.

En palabras de Berlanga

Año de producción
1952

Año de estreno en España
1953

Ver película online