Patrimonio nacional

 

Tras la muerte del general Franco, los Leguineche abandonan su finca de Los Tejadillos, donde han permanecido durante décadas de exilio voluntario, con el propósito de volver a Madrid para participar activamente en los actos sociales de la nobleza y acercarse al círculo más próximo al monarca español. La obsesión del viejo marqués está centrada en relacionarse con los apellidos más ilustres, ascender socialmente y reanudar el boato y la vida cortesana que perdieron hace mucho tiempo. Para ello decide instalarse en un antiguo palacio de su propiedad, situado en el centro de la capital, no sin antes superar las dificultades planteadas por su esposa, que odia profundamente tanto a su marido como a su hijo. Para recuperar el control del palacio, el marqués de Leguineche intenta discapacitar a su mujer, argumentando una enfermedad mental incurable, y emprender después una reforma del lugar con el objeto de adaptarlo a la vida aristocrática.

Pero su plan se ve alterado por una serie de imprevistos: la reclamación de un inspector de Hacienda de los pagos de las declaraciones de los últimos cuarenta años, la detención de su hijo Luis José por intento de corrupción a un funcionario y la accidental muerte de la condesa en un ridículo duelo entre Nacho, su antiguo amante, y el marqués. Finalmente, el marqués de Leguineche acepta que los hábitos de antaño ya no están vigentes y termina transformando el palacio en un museo donde se exhiben los últimos vestigios de una clase aristocrática ya desaparecida.

En palabras de Berlanga

Año de producción
1980

Año de estreno en España
1981

Ver película online